sábado, 14 de junio de 2014

Kodrit Kadir



Tarta de flan, pastel imposible, tarta mágica, bizcoflan... ¿Kodrit Kadir?... Diréis... y este nombre?
Bien, pues he llamado a este pastel así, tal y como yo lo conocí por primera vez en Bulgaria - el pastel árabe de bizcocho húmedo de cacao y crème caramel. Es un postre muy, muy fácil, delicioso y bastante sorprendente. Si es la primera vez que lo hacéis veréis que cada capa se coloca a la perfección por si misma. Yo lo he hecho en un molde metálico de Bundt cake. He probado en uno de silicona y no me gusto el resultado ya que al desmoldarlo había trozos pegados así que por lo que de mi depende os aconsejo con diferencia que uséis un molde metálico. Os dejo con la receta y al final os daré algún que otro truco para desmoldarlo mejor.


Ingredientes:

Para el flan:
  • 5 huevos L
  • 700ml de leche
  • 200 g de azúcar
  • Esencia de vainilla (liquida, en polvo, azúcar vainillado lo que tengáis en casa, yo he usado las semillas de la vaina de vainilla)
Para el caramelo:
  • varias cucharadas de azúcar
Para el bizcocho fácil:
  • un huevo tamaño L
  • 100ml de leche
  • 100ml de aceite de girasol
  • 100g de azúcar
  • 100gde harina
  • una cucharada colmada de levadura química (tipo royal)
  • 3-4 cucharadas de cacao puro

Empezamos caramelizando el azúcar a fuego medio. Una vez este líquido cubrimos bien con el caramelo toda la base del molde y reservamos.
En un recipiente alto ponemos los huevos, la leche, la esencia de vainilla y el azúcar. Batimos todo muy bien hasta conseguir una mezcla homogénea y volcamos en el molde. 
Por últimos repetimos la misma acción con todos los ingredientes para el bizcocho batiéndolos bien. Para añadir la masa de bizcocho en la mezcla anterior es muy importante verterla en la parte central a modo de un hilito fino sin remover ni hacer ninguna otra acción para juntar ambas mezclas. Conforme se vayan haciendo en el horno se irán separando por si solas hasta que el bizcocho se quede perfectamente en la parte superior del pastel. Colocamos el molde en otro recipiente con agua (unas 3/4 partes de la altura del pastel) y horneamos a baño María a 160-170º. No os voy a dar tiempo exacto ya que dependerá muchísimo del molde que vayáis a usar, en mi caso ha sido aproximadamente media hora. Es muy importante que dejéis que el pastel enfríe bien y a continuación guardarlo por unas horas en el frigorífico hasta que el flan haya cuajado bien. Pasadas unas cuantas horas (o bien toda la noche si lo queréis para el día siguiente) con la ayuda de un cuchillo separamos el bizcocho y con la ayuda de las manos movemos el molde hacia delante y hacia los lados con cuidado hasta que notéis que el flan también está completamente suelto. Es entonces cuando podemos darle la vuelta. Veréis que con estas pequeñas acciones desmoldara en la perfección. Guardar en la nevera hasta su consumo y no le tengáis miedo porque es facilísimo!
Al final os pongo una foto de como es nada mas desmoldarlo. Yo luego le di otro baño de caramelo liquido.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...