domingo, 22 de junio de 2014

Pastel de nata y fresas


Bueno, hoy vengo con una receta para todas aquellas personas que por motivos varios no tienen tiempo para cocinar. En Facebook me preguntáis a menudo si os puedo enseñar un postre rapidito, fácil y efectivo... bueno pues este cumple con todos los requisitos. La verdad es que lo pongo más por el valor sentimental que tiene. Mi madre, que seguramente no se acordara,  preparaba mucho una especie de bocadillitos dulces de melindros con fresas y nata en su versión más rápida posible. Es un bocado que sabe a gloria - bizcochitos tiernísimos, crema chantilly y fresas mmm. Mi madre es de estas personas poco rebuscadas, poco detallista pero que es capaz de hacer comida en tiempo record y en cantidades industriales. Rica, un buen rato pero como ella dice cada vez que me pongo hacerle fotos a mis "creaciones" cosas de "pocas tonterías". En fin, que los hijos no tenemos por qué parecernos a los padres pero si recordamos con mucha ternura todo aquello que con tanto amor nos preparaban en momentos especiales. Hoy con mucho gusto os presento este pastel al que he añadido alguna que otra "tontería" ;) mía  pero respetando la versión original de los ingredientes.



Ingredientes:
  • un paquete de melindros (12 piezas)
  • 300ml de nata (crema de leche) para montar con un mínimo de 35% M.G.
  • 50g de azúcar
  • 250gr de fresas
  • esencia de vainilla (o 1 sobre de azúcar vainilado)

La verdad es que ahora ya las fresas escasean. Esto si - las que hay están buenísimas ya que son las que han ido madurando en un ritmo más lento y tienen un sabor autentico. Si disponéis de huerto propio ya no hará falta que os cuente todo esto.
Empezamos lavando las fresas que cortaremos en 4 y reservaremos aparte. Guardaremos alguna entera para la decoración final. Montamos la nata con los azucares y ya podemos montar el pastel. Ponemos una primera capa de pastelitos (en mi caso 4 por capa), cubrimos generosamente con nata (al menos un dedo de grosor ya que no usaremos nada para regar los bizcochitos) y colocamos la mitad de las fresas. Volvemos a poner otra capa de bizcochitos y repetimos con el relleno de nata y a continuación las fresas restantes. Tapamos con la última capa de melindros y decoramos a gusto. Estos bizcochitos son tan suaves y jugosos que con dos horas de nevera en contacto con la nata montada tienen de sobras para ofrecer una textura inmejorable. Es una combinación muy rica, muy sencilla y como veis mas que fácil de realizar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...