jueves, 2 de enero de 2014

Roscon de Reyes sin huevo






























Feliz año nuevooo! Como están ustedes? Bieeeen? 
Yo muy nerviosa... Y muy feliz. A ver cómo voy siguiendo esta entrada porque lo que os voy a contar nos ha cambiado la vida y con diferencia es lo más grande después del nacimiento de mi hija que le dejo el 2013. Pues allí va - hemos superado la alergia!!! SIIIIIII! Mi hijo ya puede comer de todo, ya nada le hace pupa como el decía. He querido esperar para contaros esto ya que lo sabemos desde hace algunas semanas ya porque no me lo creo ni yo. Ha sido muy rápido y se ha limpiado por completo y ya en mi casa hay huevos. Ay madre no sabéis como me temblaban las manos la primera vez que tuve que romper uno para hacerle la provocación a Dani... Como ya parece que lo he asumido y sobre todo he dejado atrás las emociones hoy os puedo contar que por fin puedo cambiar el logo de mi blog. También os quiero decir a tod@s que me acompañáis por "culpa" de la alergia al huevo que no me voy a olvidar de vosotros, que seguiré poniendo recetas sin huevo y que si necesitáis cualquier consejo o tenéis alguna duda me podéis localizar tanto por correo como en Facebook y os ayudare con todo corazón porque a día de hoy gozo de una larga lista de trucos para sustituir el huevo en las comidas. A los que seguís luchando con este problema os deseo una próxima tolerancia y mucha salud para que nunca falte. Hoy para despedir los casi tres años de lucha os pongo una de mis recetas favoritas que es el Roscón de Reyes (he seguido la receta de Su de Webosfritos). Esta hecho sin huevo y sale delicioso, nada de imitaciones simples - el auténtico y riquísimo roscón casero para que a ninguno os falte en la mesa el día de la máxima ilusión infantil. Queridos enanos, el mío ya se ha liberado pero los que seguís con la lucha - esta receta va dedicada para todos vosotros. Os confieso que me he emocionado varias veces mientras escribía ya que hoy es un día muy especial para mí - mi niña cumple su primer año y también he revivido los momentos de la gran noticia y he hecho un pequeño resumen de mi año. Os mando un besazo enorme a todos y espero poder compartir muchos momentos felices por muchos años. Y ahora ya voy con la receta:




Ingredientes:

Para la masa madre:
  • 70ml de leche tibia
  • 10gr de levadura fresca
  • Una cucharada de azúcar
  • 130g de harina de fuerza
Para la masa principal:
  • 60ml de leche tibia
  • 70g de mantequilla en pomada
  • El zumo de una naranja mediana (suelo echar la de media naranja para sustituir cada huevo)
  • 20g de levadura fresca
  • 120g de azúcar glas
  • 450g de harina de fuerza
  • Tres cucharadas de agua de azahar
  • Ralladura fina de un limón y una naranja (solo la parte de color y a ser posible muy fina)
  • Para la decoración - azúcar humedecido con un pelín de agua, cerezas en almíbar, fruta confitada (sin huevo) etc.


Para hacer la masa madre deshacemos la levadura en la leche tibia con el azúcar e incorporamos la harina poquito a poco. Amasamos formando una bola y la introducimos en un bol lleno de agua tibia hasta que flote. Una vez haya flotado la pelota empezamos haciendo la masa principal. Tamizamos la harina, deshacemos la levadura en la leche y la añadimos a la harina. Incorporamos la bola de masa madre y el resto de ingredientes y empezamos a mezclar. El principio es algo laborioso, si tenéis espátula os ira muy bien o si Papa Noel como en mi caso os ha traído una amasadora ya mejor que mejor. De lo contrario amasar con paciencia hasta conseguir una masa bien lisa y elástica. Os supondrá algo de tiempo pero el resultado lo merece. Una vez este la masa lista boleamos y dejamos fermentar en un bol alto tapada bien de un gorro de ducha de plástico o bien de papel film. Al no llevar huevos con una par de horas (teniendo una buena temperatura en casa) será suficiente. Debería de doblar su volumen incluso algo más. Sacamos del recipiente y amasamos ligeramente formando dos bolas (la masa da para dos roscos medianos). Les damos forma de rosco haciendo un agujero en el medio y estirando con cuidado. Para que no pierda la forma durante el levado le podemos poner un aro de aluminio en medio ligeramente engrasado. Dejamos levar por segunda vez hasta doblar el volumen. Precalentamos el horno y mientras decoramos el rosco a gusto. Yo lo suelo pincelar con leche tibia (si es fría se os puede bajar la masa) con un poco de azúcar disuelto. A continuación he añadido bastante azúcar humedecido, fruta confitada, alguna cereza en almíbar y almendras laminadas pero esto ya es al gusto de cada uno. Horneamos hasta que este dorado y una vez frio lo podemos rellenar de lo que más nos guste, en mi caso de nata que es lo que más le gusta a Dani. 
Bueno aquí dejo mi receta (numero 100, que buen rollo), espero que los reyes os traigan muchas cositas. 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...