miércoles, 1 de mayo de 2013

Galletas Melocotones




















Otra recetita sin huevo y de nuevo es una receta rescatada de mi infancia que recuerdo con mucho cariño, me encantaban.  Son tan bonitas y tan atractivas para los pequeños que no me he podido resistir. Como la receta original lleva huevo la he tenido que modificar pero el resultado es excelente.
Ingredientes:
  • Un yogurt natural
  • Una cucharada rasa de soda bicarbonato
  • Azúcar la medida de yogurt sin llenar
  • 75gr de mantequilla
  • Harina
  • Mermelada de melocotón
  • Un chorrillo de nata
  • Colorante alimenticio – amarillo y rojo 
Ponemos en un bol el yogurt y el bicarbonato y dejamos que empiece a subir. A continuación añadimos la mantequilla deshecha y el azúcar. Vamos añadiendo harina hasta conseguir una masa blanda pero que ya no pegue. A mí me hicieron falta más o menos 500gr de harina hasta que dejo de pegarse en las manos. Tener en cuenta que es una masa grasa y no debería de quedar dura por exceso de harina. A continuación formamos unas bolitas pequeñas y las ponemos en papel de horno. Precalentamos el horno a unos 170º y dejamos cocer hasta que estén hechas pero no muy doradas. Dejamos enfriar.
Una vez frías las galletas vaciamos parte del corazón por el lado plano. Batimos la mermelada, el chorro de nata y las migas de los hoyitos de las galletas y con esto rellenamos cada una. A continuación unimos dos medias formando el cuerpo de lo que será nuestro melocotón. Si os ha salido mezcla por los lados limpiar la crema sobrante para que la galleta quede lisa. Preparamos dos recipientes de agua con pintura alimenticia – uno de color amarillo y otro de color rojo. También nos preparamos un plato con azúcar blanco al lado. Introducimos la galleta entera en el color amarillo y a continuación solo una parte de ella en el color rojo. Escurrimos brevemente y giramos dentro del azúcar hasta que quede una película fina. Dejamos secar y veréis que por fuera el azúcar crea una capa muy crujiente pero por dentro nuestras galletas estas tiernas. Lo mejor es comerlas pasados un par de días porque así serán más blanditas aun ya que el interior va absorbiendo el relleno. Si os da pereza simplemente se pueden pegar de dos en dos con mermelada de melocotón y listo. Es resultado es muy vistoso y el sabor muy agradable – galletas melocotones.

 
 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...